Sevilla en 2 días: Qué ver y hacer | Nuestros planes

Siguiendo con nuestra ruta del viaje por el Sur en 4 días, vimos que los dos primeros nos fuimos a Granada. Estos dos días los pasamos en Sevilla. Vamos con las cosas que ver y hacer en Sevilla en dos días según nuestros planes.

⏳ Qué ver en Sevilla – Día 1

Nada más llegar a la capital de la región andaluza, famosa por su barrio de Triana y sus bailes flamencos, dejamos el coche en el parking para el resto de la estancia (18€ el día) y nos fuimos a comer. 

Nuestro hotel se encontraba donde la estación de tren Sevilla-Santa Justa. Desde el hotel al centro de la ciudad, andando aproximadamente eran unos 25 minutos. Hay autobuses que dejan en el centro pero nosotros, como siempre, preferimos ir andando.

El hotel se llama Ayre Hotel Sevilla, situado en Kansas City. Nos costó un total de 144€ dos personas dos noches, parking aparte.

Catedral de Sevilla y Giralda

Al terminar de comer emprendimos camino a la Catedral de Sevilla. Nos encanta andar y callejear para no perdernos ningún rincón. Cada vez que callejeábamos descubríamos y nos sorprendíamos con cosas nuevas. 

La Catedral está rodeada por múltiples comercios y restaurantes, heladerías, tiendas de souvenirs… Es una zona sin duda de reunión, su casco histórico y la parte más viva de Sevilla.

A los pies de la Catedral de Sevilla se encuentran los coches de caballos, que nos ofrecerán hacer un tour por la ciudad viendo los puntos más simbólicos de una manera muy diferente. El precio lo desconocemos, nosotros decidimos no hacer uso de este servicio. 

También pasa por la calle adyacente el tranvía. ¡Hay que tener cuidado e ir atento! Además está muy bien señalizado tanto sus vías como el carril bici, muy característico en la ciudad.

Decidimos entrar a la Catedral y subir a la Giralda al atardecer, en el último pase que ofrecían. Dejamos la página de la Catedral con sus horarios y precios. Hay diferentes tipos de entrada según donde queramos acceder.

  • Precio: 15€ los dos (Con entrada reducida con carné de estudiante)

Dentro de la lista del Patrimonio de la Humanidad, nos encontramos con la Giralda. La subida a la Torre de la Giralda se realiza por dentro de la catedral. Ya a la entrada nos avisan de que son 97 metros de altura

La subida a la parte superior se realiza por rampas, consta de 35, ya que en la antigüedad permitían subir a caballo. Aunque la subida no se hace pesada, cuenta con pequeños balcones en los que pararse a coger aire y admirar las vistas a medida que subimos.

Y por fin llegamos al campanario donde se sitúa el mirador. Momento para coger aire, aunque las vistas 360º nos dejarán sin aliento. Desde arriba podremos observar toda la ciudad de Sevilla, el Guadalquivir, la Plaza de Toros de la Maestranza… De los mejores lugares para ver la ciudad y disfrutar las vistas. 

¡Qué bonito y pequeño se ve todo! No lo dudes, es un plan indispensable que ver en Sevilla.

A la bajada accederemos al Patio de los Naranjos, que también da acceso a la salida del recinto. Aquí podemos tomar un rato para admirar las vistas, descansar, y sobretodo, guardar en nuestro carrete fotográfico. 

A la salida, nos compramos un café y pusimos rumbo a conocer la Plaza de España cayendo el atardecer.

Indudablemente, uno de los imprescindibles es visitar la Catedral de Sevilla y subir a la Giralda.

Plaza de España

Una cosa nos queda clara, el ambiente que tiene Sevilla es único. Sus gentes, los carruajes continuamente pasando, el aroma de sus calles.. ¡Tiene algo que enamora! Llegar a la Plaza de España y ver todo aquello, te deja maravillado. Diríamos que hay que tener cuidado con las pertenencias, ya que es un lugar muy concurrido.

De los lugares imprescindibles que ver en Sevilla, La Plaza de España se encuentra dentro del Parque de María Luisa (Que conoceremos mañana al volver), y es un conjunto arquitectónico alrededor del cual se sitúan unos bancos de cerámica representando todas y cada una de las provincias españolas

El conjunto de sus torres y puentes crean un ambiente, que, aunque hayamos visto muchas fotografías o haya salido en alguna película, no deja de sorprender. Más cuando por toda la plaza nos encontramos con artistas de flamenco deleitándonos con su arte reuniendo a cientos de personas.

Cabe destacar que algo que también da ambiente a la plaza son las pequeñas barcas que dan la vuelta a la plaza en el río improvisado (Desconocemos el precio de la actividad). Sin duda, algo necesario de hacer en dos días en Sevilla. 

Hasta Jose Luis Perales (Cantautor español) lo cantaba: «Y he vuelto a ser remero de la Plaza de España»

Torre del Oro

Tras salir de la Plaza de España y para hacer tiempo a la hora de cenar (Y pensando en el camino de vuelta al hotel, que no era poco) decidimos dar un paseo por la orilla del río. Recorrimos desde el puente de los Remedios, hasta la Maestranza, pasando por la Torre del Oro

Se levanta elegante a la orilla del Río Guadalquivir dándonos una estampa preciosa. Actualmente es dedicada a museo naval y mirador, pero antiguamente servía de fortaleza de la entrada a la ciudad desde el río. 

Es uno de los monumentos más emblemáticos de la ciudad, y mide 36 metros de alto por 15 de ancho. El costo de la entrada es de 3€ y 1,5 la reducida. Ver la Torre del Oro (aunque no se suba al mirador) es de los monumentos más importantes que ver en Sevilla.

Mientras íbamos andando el sol se escondió para dar paso a la noche, dejando atrás con él un atardecer muy bonito desde el Puente de Triana.

A lo largo del recorrido a orilla del río nos iremos encontrando diferentes barcos que ofrecen variopintos servicios, como restaurantes o exposiciones. También podremos hacer un paseo en barco por el Río Guadalquivir, que tiene un costo de 17€ por persona. Una actividad clásica que se une a las carrozas de caballos.

Esta estampa sería la última que tendríamos en el día, debido que ya empezábamos a sentir cansancio, y hambre. Decidimos ir a cenar e ir a descansar para el segundo día conociendo Sevilla.

🧭 Qué ver en Sevilla – Día 2

El día de hoy amanecía caluroso y soleado. ¡La temperatura del Sur nos encantaba! Y hacía que salir a recorrer la ciudad fuera muy agradable, ya que estaríamos todo el día fuera caminando.

 Además nos esperaría una larga jornada por delante, y sin duda, irremplazable en los planes a ver en Sevilla en dos días.

Reales Alcázares de Sevilla

Una vez cogimos energía en el desayuno, nos dirigimos dando un paseo hasta lo que está considerado el Palacio Real en uso más antiguo del mundo: El Real Alcázar de Sevilla, perteneciente al Patronato. Como pudimos ver, tuvo la influencia de diferentes culturas, y a pesar de que el precio es un poco elevado, merece muchísimo la pena. 

En la página oficial del Alcázar podemos descubrir algún rinconcito así como conocer horarios, tarifas y recorrido.

  • Precio de entrada: 14,50€ los dos (Con precio reducido carné estudiante)

Es verdad que visitar los Alcázares lleva toda la mañana, pero una vez dentro se pierde la noción del tiempo. Continuamente estás maravillado, allá donde se mire. 

Pasando por los diferentes palacios y exposiciones, finalmente se acaba en los grandes jardines, donde cuenta con un laberinto sólo para los más atrevidos sin ganas de perderse, y una cafetería para poder reponer las energías. Uno de los lugares imprescindibles que ver en toda Andalucía.

Para nosotros, indudablemente, lo más increíble y bonito de la visita fueron los jardines. A pesar de la gran cantidad de personas que hay en el recinto, que se amontonan en todas las salas. Salir a los jardines y perderse por las diferentes fuentes y ver el laberinto es lo más increíble de la visita: a pesar de que te lo cuenten y a pesar de que se vean imágenes, estar allí in situ con las vistas es una sensación que no se puede describir.

Sin duda, algo que recomendamos es visitar el Real Alcázar de Sevilla, es una visita obligada. 

Tras tomarnos algo a los pies de la Catedral, que está justo a la salida de los Alcázares, pusimos rumbo al parque de María Luisa.

Parque de Maria Luisa y Plaza de España

A pesar de que vinimos a la plaza el día anterior al atardecer, es tan bonita que no pudimos dejar de volver a visitarla, esta vez a hacer fotos con luz y con menos gente. Por la mañana falta la presencia de cantores de flamenco lo que hace que sea menos espectacular, sin perder su belleza claro está.

Esta vez, para ir a comer, decidimos atravesar el Parque de María Luisa, pero no lo conseguimos ver en su totalidad. Por muchas personas que nos dijeron, es un famoso parque que merece mucho al menos, donde puedes disfrutar y pasar una mañana. 

¡Lo anotamos en la lista de cosas que ver para cuando volvamos a Sevilla y verlo en su totalidad!

Barrio de Triana

Tras terminar de comer y quedándonos solo una tarde en la capital andaluza, decidimos ir a conocer el Barrio de Triana, sin un rumbo fijo, ya que nos habían hablado bastante de este barrio sevillano. Muy característico, sobre todo, por la Semana Santa de Sevilla.

Simplemente nos dedicamos a perdernos por Triana, por sus calles. Importante, una de las cosas que ver en Sevilla: no olvidarse de la Esperanza de Triana en la Capilla de los Marineros (situada en pleno corazón de Triana, en la iglesia de la Hermandad de la Esperanza) y cómo no, el mercado de Triana, que está limítrofe al río, y es la zona que más vida tiene a parte de tener restaurantes con vistas al Guadalquivir.

Y lo más importante, cruzar por el puente de Triana para llegar al centro de la ciudad de nuevo, llamado puente de Isabel II. Para acabar el día, y haciendo tiempo de camino al hotel, fuimos a ver otro de los lugares que nos recomendaron, las Setas de Sevilla

Nosotros solo las vimos por fuera, ya que la entrada cuesta dinero y nos apetecía ahorrarlo para otras actividades. Pero desde arriba, también se tienen unas vistas muy bonitas de la ciudad.

Ya sólo nos quedaba llegar al hotel a hacer nuestras maletas y buscar restaurante donde cenar, fuimos bordeando la orilla del río y recorrimos varias tiendas en búsqueda de recuerdos que llevarnos a casa. Seguro que nos quedan muchas cosas que ver en Sevilla, pero así tenemos excusa para volver.

¡Adiós Sevilla! Gracias por tu maravillosa temperatura, por el agradable olor de tus calles y por la alegría de tus sevillanos… estamos seguros de que volveremos a verte, porque a pesar de que nos avisaron que nos ibas a gustar mucho, se quedaron cortos ¡Nos dejaste maravillados! Nuestro viaje de 2 días a Sevilla había acabado y con él nuestra escapada al Sur de 4 días.

Deja un comentario