Viaje a Disneyland París 1 día | Plan Barato | Entradas y qué ver

Lo prometido es deuda. Tal y como os comentamos en nuestra entrada del viaje a París, os vamos a contar cómo fue nuestra experiencia en Disneyland París en un día, desde cómo conseguimos las entradas, hasta la forma de llegar y comer en el parque, y sobretodo, qué ver. Como siempre, nosotros buscamos la forma más barata. Adelantamos que nuestra visita fue maravillosa, y, al contrario de lo que nos sucedió en París: ¡Tenemos muchas ganas de volver a viajar a Disneyland París!

Pensamos que ir a Disney es un viaje que se tiene que hacer  al menos una vez en la vida. Teniendo o no niños, la visita al parque se disfruta igual. Hay atracciones para todas las edades. Y sin duda, nosotros nos sentimos niños de nuevo. Y visitar el parque de Disneyland París en un día, es posible.

Primero os vamos a contar cómo sacamos nosotros las entradas. Las compramos por internet, en la página oficial de Disneyland París, y aprovechamos una promoción que tenían por Halloween en la que la entrada de adulto costaba lo mismo que la entrada de niño. Total, pagamos por dos entradas de 1 día 1 parque 105 euros. Hay diferentes tipos de entrada, ya que en algunas incluye el Fast Track, que es para no esperar cola en las atracciones

Os lo dejamos todo en el link de la página oficial del parque. También cuenta con una app para ir siguiendo los tiempos de las atracciones, así como un mapa del parque. Pero nosotros fuimos tradicionales: con el mapa físico durante todo el día. Indudablemente, pasear por el parque tiene un ambiente de magia en todo momento.

Cómo llegar desde el centro de París – billetes

Mucha gente se pregunta cómo llegar a Disneyland París, y se puede hacer en un día sin necesidad de hacer noche en un hotel del parque, y varias son las maneras, primero os contamos cómo fuimos nosotros y después os diremos otras formas de llegar. Nosotros primero cogimos el metro desde nuestra estación habitual hasta la estación de Charles de Gaulle, donde hicimos trasbordo al cercanías (RER-A). Aquí ya empiezan a aparecer indicaciones hacia el parque, con las orejas de Mickey Mouse señalándonos el camino. Aquí es muy importante ver el tipo de billete que tenemos, pues necesitaremos uno especial para salir por la estación del parque.  En la máquina de billetes deberemos seleccionar la opción que vamos a Cheesy-La Vallée, ya que tiene una tarificación especial (7€ aproximadamente por persona, ida), y tiene el símbolo de Disney, no tiene pérdida. Una vez comprado el billete, solo queda esperar al tren, y disfrutar del camino intentando calmar los nervios por llegar al parque, ya que el trayecto dura aproximadamente 1 hora.

¿Qué otras formas hay de llegar? Una de ellas es un servicio especial de autobús que normalmente los hoteles ponen a disposición de sus clientes. Nuestro hotel nos dio la oportunidad de pagar dicho servicio de autobús que declinamos porque se nos iba de presupuesto

Y la otra forma de llegar, son los autobuses que salen desde ciertos puntos de la ciudad, exclusivamente hacia Disney. Por ejemplo, desde el aeropuerto hay servicio de autobús especial que recoge a los turistas que quieren acercarse al parque, pagando la tarifa establecida, y que después les recoge en el parque de vuelta al aeropuerto. 

Normalmente esta suele ser la opción para las personas que hacen noche en los hoteles de Disney, y quieren ir directamente al aeropuerto para volver directos a sus hogares. (Desconocemos dichas tarifas. En los hoteles también reparten panfletos con diferentes precios). ¡Todo para hacernos el viaje a Disneyland París más sencillo!

Mapa – Recorriendo el parque de Disneyland París en un día

Nada más salir de los tornos del tren en Cheesy, ya se respira el ambiente de magia y felicidad que desprende Disney. Numerosas familias y parejas hacen cola para pasar los controles que dan acceso a los diferentes parques, con sus restaurantes incluidos. El control es rápido, donde nos pedirán la entrada y nos revisarán las mochilas. Tras esto, ¡Ya estamos dentro del parque! Tenemos que tener bien claro para qué parque hemos comprado la entrada, ya que nada más entrar se bifurcan los caminos hacia los diferentes parques: el parque de Walt Disney Studios, y el parque de Disneyland. Ya desde la entrada se nota la ambientación y un cosquilleo empieza a invadir el cuerpo… estamos a tan sólo unos pasos de entrar definitivamente en Disneyland París y ver el precioso castillo que tantas veces hemos visto en películas y fotografías. Las zonas en el parque de Disneyland París vienen en el mapa señalizadas junto con números y las atracciones así como servicios. Las zonas recibirán el nombre de «land», «frontierland» para el oeste», «discoveryland» para la zona de Star Wars y Toy Story…

Nada más pasar la taquilla que da acceso al parque, nos encontramos en la plaza central. Como Halloween estaba a punto de llegar cuando nosotros fuimos, todo el parque estaba ambientado terroríficamente. Calabazas, fantasmas, sonidos espeluznantes…¡Acabamos de entrar y ya estamos maravillados!

Lo primero que hicimos fue coger el plano del parque para saber por dónde empezar, no queríamos perdernos nada. La calle principal son todas tiendas, de hecho, podemos pasarnos toda la mañana dentro de las tiendas, que además se conectan por dentro algunas, que se pierde la noción del tiempo, aunque prácticamente todas tienen lo mismo, merchandising de Disney

Y cómo no, compramos las míticas orejas de Mickey Mouse para después hacer la típica foto en el castillo. De momento solo compraríamos eso y dedicaríamos las últimas horas que estaríamos en el parque para llevar recuerdos (Y no caer en la tentación de coger cosas de más). Decidimos hacer el recorrido del parque en sentido contrario a las agujas del reloj para intentar pasar por todos los escenarios de las películas: Star Wars, Toy Story, Alicia en el país de las maravillas, Piratas del Caribe, Aladdín… ¡Verlo todo en un día es posible!

Star Wars

¡Comienza nuestro viaje por Disneyland París! La primera parada la haríamos en Discoveryland, en el simulador de Star Wars… en la entrada están los Stormtrooper esperando, y lo que más nos pudo gustar fue la forma de amenizar la larga cola que había. Era como estar dentro de una de las películas, y los protagonistas te hablan a lo largo del camino (Aunque sea en otro idioma, pero es bastante divertido). 

El simulador se desarrolla dentro de unas naves espaciales y, esperamos que no os de miedo sentir la adrenalina, ¡porque viajamos a la velocidad de la luz por el espacio!. Hemos de decir que alguna persona acabó indispuesta, pero por lo general es una de las mejores atracciones del parque, y sólo acabamos de empezar. 

Al salir, Darth Vader te espera para hacerte una fotografía con él, pero los tiempos de espera ascienden a 40 minutos.

Princesas Disney

Continuamos el recorrido camino a Fantasyland, la zona de princesas Disney. Quizá lo más curioso es encontrarte a algunos de los personajes de las películas andando tranquilamente por el parque, como si fueran uno más. 

Esta zona quizá es un poco más infantil y está más concurrida. No dudamos en pasar a la casa de Alicia en el país de las maravillas, donde nada es lo que parece, y un laberinto hemos de resolver si de la casa queremos salir. 

La verdad es que es bastante divertido, a pesar de que es muy fácil. Por aquí se encuentra la casa de Mickey donde te puedes hacer fotos con él, pero aquí sí que los tiempos de espera ascienden a más de 1h15m.

Piratas del Caribe

Ya nos empezaba a apretar el hambre porque habíamos madrugado mucho, pero aún no llegaba la hora de comer. Nos compramos unas palomitas en un puesto y continuamos hasta llegar a la zona de Adventureland y los Piratas del Caribe. ¡Qué maravilla de ambientación! Siempre hace que los tiempos de espera sean más amenos

En esta atracción nos encontramos con unos españoles que se sentaron con nosotros e íbamos comentando lo que veíamos, puesto que es un “crucero” por la película, con una sorpresa final.

Aladdín

Aquí se sitúa la zona de atracciones de Peter Pan, pero estaban suspendidas por trabajos de mantenimiento, al igual que las de Indiana Jones

Trepamos a la casa árbol y cruzamos por el puente colgante para finalmente llegar a la ambientación del Rey León, donde decidimos comer. Más tarde hablaremos de la comida elegida. 

Tras coger energía, vimos como el Rey Loui se hacía fotos con los más pequeños. Siguiendo, llegamos a Agrabah, donde nos cruzamos con Yafar, y entramos a conocer la historia de Aladdín y la lámpara maravillosa dentro de un bazar ambientado. Cada vez nos estaba gustando más.

Wild West

Continuamos hasta la zona del lejano oeste, donde se encuentra la casa encantada y la montaña rusa más espeluznante del parque, y a la cual no subimos. 

Hicimos cola para entrar en la mansión embrujada, muy a pesar del miedo a no entrar. Y al salir, nos dimos cuenta de que no era lo que esperábamos. 

Salimos un poco decepcionados, pero al menos tuvimos la experiencia. Al salir pasamos por el cementerio encantado y llegamos al puerto a coger el barco «Molly Brown» que nos haría crucero por el oeste. La ambientación, como una vieja mina abandonada, seguía siendo increíble.

Toy Story

Haciendo recapitulación de lo que nos quedaba por ver del parque, volvimos sobre nuestros pasos a la zona de Toy Story, pues habían rehabilitado la atracción. ¡Y menuda atracción! Se había convertido en nuestra nueva favorita

Junto con nuestros amigos juguetes favoritos somos los encargados de derrotar al malvado emperador Zurg en una nave de juguete con pistolas láser. No lo pudimos pasar mejor, las risas están aseguradas. Además la propia tienda de Toy Story está ambientada en la película como si estuvieras en el espacio, con los marcianitos verdes por todos lados.

Castillo de Disney – Blancanieves

Volvimos a la zona central del parque donde se sitúa el castillo, porque éste también se puede visitar. Dentro nos encontramos la historia de la Bella Durmiente narrada en las vidrieras del castillo. Tras subir a la torre para verlas vistas del parque desde aquí, bajamos a las atracciones que se encuentran a los pies, como la de Blancanieves y los siete enanitos, o Pinocho. Son atracciones muy sencillas en las que vamos montados en un trenecito y vamos recorriendo las historias de las películas.

Coco – Zona México

Debido a que se acercaba la hora de ir a ver el desfile a la plaza central, del cual hablamos después, hicimos una incursión rápida en la zona de México. Esta zona está maravillosamente ambientada en la película de Coco, hasta los restaurantes tienen imágenes del pequeño protagonista. Aquí también nos encontramos con la segunda montaña rusa más famosa del parque de Disneyland París por detrás de thunder.

De compras – Desfile en la calle principal del parque

Como bien leímos en el plano que cogimos a la entrada del parque, vienen los horarios de espectáculos. Pero lo que más nos llamó la atención fue que hacen un desfile por la calle principal «Main Street», y empieza (cuando fuimos nosotros) a las 17:30. Nuestra recomendación: coger sitio, porque la gente se empieza a aglomerar para coger la primera posición y no perderse nada.  Nosotros conseguimos sentarnos en primera fila, y disfrutamos mucho de esta experiencia… Todos los personajes de las películas de Disney desfilan en carrozas o hacen bailes a ritmo de canciones. ¡Rapunzel de carne y hueso! ¡Los soldaditos de Toy Story! El desfile dura aproximadamente 15 minutos, que en verdad, se hacen cortos. Tras el desfile, la calle principal se llena de gente, y dicha calle se compone de tiendas y de restaurantes de comida rápida, así que estos lugares también se llenarán.  Mala idea por parte de nosotros dejar las compras para última hora, pero hicimos tiempo hasta la hora del espectáculo final. Nos dedicamos a pasar a todas las tiendas, comprando detalles en cada una de ellas, para, finalmente, acabar descansando mientras nos comíamos un perrito caliente a los pies del castillo, donde se iba a realizar el espectáculo.

Espectáculo final en el castillo de Disneyland París

Para la realización del espectáculo final, los trabajadores del parque se dedican a cerrar las atracciones y acordonar la zona, así como buscar a las personas que andan rezagadas por el parque, pues tras su finalización, es la hora del cierre. Algunas personas se irían hacia su hotel dentro del parque y, otras como nosotros, volverían al centro de París tras ver Disneyland en un día. Para ver el espectáculo del castillo, recomendamos coger una posición central, y coger posición pronto, pues toda la gente se encontrará en el lugar, además de que los árboles y los altavoces se interpondrán en la proyección. ¡Y comienza la magia! El espectáculo consiste en la proyección de las escenas más emblemáticas de las películas de Disney con sus canciones sobre el castillo. La verdad es que no se puede explicar con palabras, es una situación que hay que vivir, la emoción sin duda te invade desde que suena la primera canción (eso sí, hay que aprendérselas en francés para poder cantar al compás). El castillo se convierte en el manantial del Rey León, en un combate interestelar de naves de Star Wars, las hermanas Frozen cantan a la fraternidad, hasta Mickey Mouse hace su aparición para, finalmente, terminar en un espectáculo pirotécnico Los fuegos artificiales iluminan el cielo de París dando fin a un día en el parque de Disneyland. Un día que nosotros nos llevaremos siempre en la memoria y que indudablemente repetiremos en el futuro

Dónde comer en el parque de Disneyland Paris

Por todo el parque de Disneyland París nos vamos a encontrar puestos de comida rápida. Ya sean perritos calientes, palomitas, crêpes… Pero también hay restaurantes en cada una de las zonas, ambientados en la temática de la zona en que se encuentra. En el mapa que se coge a la entrada vienen señalizados los restaurantes, así como los horarios de apertura, y si se trata de servicio buffet o servicio a mesa. Por ejemplo, en la zona del oeste nos encontramos con el gran Saloon, que cuenta con comida americana; en la zona de Aladdín tenemos un restaurante con comida mediterránea y oriental; en la zona de Toy Story se encuentra el auditorio donde sirven todo tipo de comida.  Nosotros no comimos en restaurante, puesto que tienen un precio elevado, aunque se trate de una ocasión única. En la zona del Rey León, un poco apartado de la vista y lejos de la hamburguesería que allí se sitúa, hay un pequeño puesto donde comimos pollo al estilo americano, bastante rico y económico Con esto nos quitaríamos el hambre, ya que, al continuar la visita, nos pedimos en otro puesto un Smoothie recién hecho de helado con fruta. En uno de los puestos dulces tampoco nos perdimos los crèpes, donde nos comimos uno de Nutella. En este puesto además, en la zona de México, venden manzanas caramelizadas, muy demandadas por los más pequeños. Y ya para terminar y como comentamos anteriormente, esperando el espectáculo final decidimos comprar en uno de los restaurantes de la calle principal, un menú de perrito caliente. Es otro restaurante de tipo americano, y estaba verdaderamente rico. La oferta de restauración es bastante amplia, hay para todo tipo de gente y todo tipo de comida a lo largo de todo el parque, uno no se muere de hambre. Igualmente a la salida del parque también hay varios restaurantes ambientados, como el Pizza Planet, como en Toy Story.  No dudes en consultar qué menú se adapta a tu gusto y, sobretodo, a tu presupuesto.

Hasta aquí nuestra experiencia de viaje a Disneyland París en día y sin alojamiento. Indudablemente volveremos en el futuro, porque nos queda por ver el parque de Walt Disney Studios, donde están los escenarios de las películas. 

Si estáis planeando hacer una escapada de un día, y París os queda un poco lejos, también os dejamos nuestra escapada a Segovia en un día con sus consejos, que es más accesible y no os lo podéis perder.

Donde tus sueños se hacen realidad…

Deja un comentario